[an error occurred while processing this directive]
buscador

MARIANO RECALDE MIENTE Y AVALA LA CORRUPCIÓN ENCUBRIÉNDOLA

Cuando la Asociación del Personal Técnico Aeronáutico realizó su denuncia sobre el envío injustificado e irregular de la aeronave de Aerolíneas Argentinas, A340-300, LV-BIT a los talleres de TAPME en Brasil, sostuvo que la responsabilidad del Gerente General de la compañía en los hechos dolosos denunciados, tanto en lo técnico como en lo financiero, era insoslayable. Existía la posibilidad, que esa responsabilidad en los delitos cometidos fuera consecuencia de su total inexperiencia en la administración empresarial, como de su absoluto desconocimiento del negocio aerocomercial. Es decir, que no fuera maliciosa. Sin embargo, luego de sus declaraciones en el reportaje o espacio de publicidad difundido por la Revista Veintitrés, nota del 10 de marzo de 2010, esa suposición más benévola sobre su conducta ha quedado totalmente descartada.

Mariano RECALDE, ha mentido a sabiendas y con premeditación, en todas sus manifestaciones a la publicación sobre el LV-BIT. Engañando a sus conciudadanos que le pagan el sueldo y, que además, solventan con sus impuestos el funcionamiento y el enorme déficit de Aerolíneas Argentinas. Un déficit, en mucho producto de la grave corrupción de larga data, enquistada en la compañía.

Mariano RECALDE, ha avalado y alentado esa corrupción encubriendo a sabiendas y con premeditación, las numerosas anomalías y delitos cometidos con el envío del LV-BIT a TAPME. El cual el también aprobó. En consecuencia, es tanto partícipe necesario en la comisión de esos actos de corrupción, como encubridor de los mismos públicamente…

I) El mentiroso y encubridor de la corrupción de Mariano RECALDE, dijo a la Revista Veintitrés.

“Ese avión no se podía hacer, nuestros talleres están saturados”.

FALSO: Los Hangares de Aerolíneas Argentinas estaban disponibles para ejecutar la Recorrida 2C del LV-BIT. Mariano RECALDE lo sabe. Porque el Jefe a cargo de la inspección de ese tipo de avión, lo informó a sus superiores en el Área Técnica, mediante dos correos electrónicos. Uno del 06/11/09 donde decía, “De acuerdo a lo que se puede observar en el PIM (Programa de Inspecciones Mayores) adjunto, nuestra Unidad permanecería en principio sin tareas especificas asignadas (Recorridas Mayores de Fuselaje Ancho) por mas de 10 semanas durante el periodo comprendido entre el 16/12/09 al 28/02/10. Durante dicho periodo se podría realizar perfectamente y con un amplio margen, una inspección mayor de fuselaje ancho, como las del BIT.” Y otro del 11/11/09, donde afirmaba, “Ref. LV-BIT, el TAT (Tiempo Total de los Trabajos Técnicos), para la aeronave del asunto, teniendo en cuenta la superposición con la “D Check (Chequeo D)” del LV-ALJ, es de 10 semanas y media. Fecha de Inicio de Inspección, Lunes 16/11/09. Fecha de Finalización Miércoles 27/01/10” .Esta propuesta le fue rechazada por las autoridades del Área Técnica y corporativas, con el pretexto de que no se iba a disponer la aeronave durante un mes de la temporada alta de verano. Lo cual, en cuanto al beneficio en los costos aerocomerciales es altamente objetable. Dado lo exponencialmente superiores que son los costos de mantenimiento en el exterior, en comparación a los locales. El precio inicial presupuestado por TAPME, fue de USD 1.628.000.

II) El mentiroso y encubridor de la corrupción Mariano RECALDE, negó en la Revista veintitrés la acusación de APTA, sobre la desmedida e injustificada demora producida en TAPME:

“dijeron que tardo mucho, le están buscando el pelo al huevo”

FALSO: TAPME se comprometió en principio al cotizar los trabajos del LV-BIT, a entregar la aeronave el 01/01/10 y luego por contrato el 04/01/10.

Luego de reiteradas postergaciones el avión salió de los talleres de TAPME el 27/02/10, llegando el 28/02/10 a Aerolíneas Argentinas. El LV-BIT había partido de Ezeiza el 26/11/09.Conclusión. TAPME retuvo el LV-BIT 91 días para realizar sus trabajos, que originalmente por contrato iban a ser 39 días, tomando el 04/01/10 como fecha de entrega. TAPME demoró 51 días más de lo que se comprometió contractualmente. TAPME, demoró 30 días más de la fecha final propuesta en Aerolíneas Argentinas, por el Jefe de Recorridas Mayores, para hacer la recorrida 2C de LV-BIT, dentro de la empresa. TAPME lo entregó en Aerolíneas el 28/02/10, y por diversas fallas no resueltas en ese taller, el LV-BIT recién pudo estar operativo comercialmente en la medianoche del 03/03/10. Es decir, los trabajos de recorrida encargados a TAPME continuaron 3 días más en Ezeiza. Los cuales se deben sumar a la demora acumulada por TAPME de 51 días, y al tiempo total de 91 días de estadía en TAPME de la aeronave.

Finalmente, a causa de la errónea y dolosa decisión de mandar el LV-BIT a recorrer a TAPME. LA AERONAVE ESTUVO INOPERATIVA DURANTE DOS MESES Y TODA LA TEMPORADA ALTA DE VERANO. La cual finaliza con el inicio del período lectivo, que en el presente año empezó el 01 de marzo.

Con el agravante para los costos y el déficit empresarial, que el alquiler mensual que se paga por el LV-BIT asciende a USD 605.000. La pérdida al haber sido enviado a TAPME, y demorado un mes más de lo propuesto por la jefatura técnica de Aerolíneas Argentinas, fue en cuanto al leasing el doble: USD 1.210.000.

III) El mentiroso y encubridor de la corrupción Mariano RECALDE, agregó a la Revista Veintitrés:
“Dicen también que se hizo sin licitación y es falso”

FALSO: El falso es Mariano RECALDE. Las autoridades de Aerolíneas Argentinas nunca llevaron a cabo una Licitación Abierta Internacional, como denunció APTA y debieron hacer. A causa del costo que los trabajos en el exterior del LV-BIT iban a tener, el cual los responsables de las áreas técnicas, de compra y financieras no podían ignorar. La cotización inicial de TAPME, la oferta más conveniente según la información empresaria, fue superior a los USD 1.600.000. Lo que realizó el Área Técnica fueron solicitudes de cotización a distintas empresas en el exterior, las cuales estuvieron dirigidas y evaluadas de manera tendenciosa y discrecional, para posibilitar el objetivo final de enviar el LV-BIT a TAPME.

Tampoco se publicó en un medio de prensa de alcance nacional e internacional, un aviso de Licitación para mandar a recorrer a talleres del exterior el LV-BIT. Como se hace cuando en verdad se efectúa una Licitación Abierta.

Si la justicia federal que está investigando el caso, requiere a la compañía todos los correos electrónicos y/o notas enviados desde y hacia la empresa por los talleres externos contactados. Conjuntamente con todas las comunicaciones internas (memos, minutas, e-mails, etc.), dirigidos sobre el particular entre los sectores de la compañía involucrados.

Perfectamente podrá comprobar que ese relevamiento de cotizaciones (NO LICITACIÓN), fue una farsa. Destinada a seudo justificar la realización de la recorrida 2C del LV-BIT en TAPME.

EL ENVÍO DEL LV-BIT A TAPME FUE, DE HECHO, UNA CONTRATACIÓN DIRECTA.

Los responsables de Aerolíneas Argentinas comenzando por Mariano RECALDE, nunca permitieron que en esa contratación estatal de servicios con TAPME, millonaria en dólares, existiera competencia entre los oferentes; se impidieran decisiones discriminatorias y/o arbitrarias para elegir al ganador; y, se diera un proceso transparente en la presentación de propuestas, que imposibilitara la corrupción. Porque jamás llevaron a cabo una Licitación Abierta, como maliciosamente desinformó Mariano RECALDE.

IV) El mentiroso y encubridor de la corrupción de Marino RECALDE, también declaró a la Revista Veintitrés: “apenas vino se le hizo un chequeo, a veces son cosas de rutina”.

Cuando un avión es devuelto de un taller externo, al cual se le pagaron varios millones de dólares para que le realizaran trabajos, debe estar en condición inmediata de ser puesto en servicio. Eso no pudo suceder con el LV-BIT. Se tuvo que postergar 3 días su utilización comercial, para solucionarle en Ezeiza todas las fallas pendientes que le había dejado TAPME . El avión llegó el 28/02/10 y recién pudo salir a volar en la medianoche del 03/03/10.

Entre los trabajos técnicos que debieron realizársele en Aerolíneas Argentinas, se encuentran:

-Fallas en el Sistema de Comunicación HF, de alta frecuencia y largo alcance.
-APU (Auxiliar Power Unit) inoperativa. Se hallan dos pérdidas, una de aceite y otra de combustible.
-Fallas generalizadas en los sistemas eléctricos de los asientos de la Clase Ejecutiva.
-Pérdida de oxígeno en la máscara del lado del Comandante.
-Fallas en el sendero luminoso entre los asientos.

Existieron otras fallas que debieron ser diferidas en su reparación. A causa de la falta de repuestos en stock para solucionarlas.

A los costos que facturará TAPME, hay que sumarle los costos de la mano de obra y materiales empleados durante 3 días de reparaciones efectuadas por Aerolíneas Argentinas. Para resolver los problemas que dicho taller reparador no cumplió en solucionar, los cuales impedían la puesta en servicio del LV-BIT. Se deberán también añadir 3 días más, a las pérdidas empresariales ocasionadas por la extensa demora de TAPME, en cumplir con sus compromisos asumidos.

Todos esos trabajos que no debían estar a cargo de Aerolíneas Argentinas, como los costos empresariales asociados a ellos, son lo que el mentiroso encubridor de la corrupción corporativa de Mariano RECALDE llama, “cosas de rutina”.

Como también se miente y garantiza la corrupción silenciando la verdad.
Hay muchas otras graves anomalías sobre el caso LV-BIT, que el mentiroso y encubridor de la corrupción Mariano RECALDE, no reveló a la Revista Veintitrés:

1-TAPME carecía al momento de firmar su contrato de servicios como al partir hacia ese taller el LV-BIT, de las habilitaciones técnicas indispensables para ser seleccionado como taller reparador. Tanto de la DA/ANAC como de nuestra Línea Aérea de Bandera. Las autoridades de Aerolíneas Argentinas violaron con esa contratación de servicios, expresas normativas técnicas internas. Estipuladas para garantizar la calidad de los trabajos en talleres externos como la seguridad aérea de la empresa.

2-TAPME (ex talleres de Varig) siempre se especializó en Boeing. Nunca había efectuado una recorrida mayor de un Airbus 340. Pero, ante la necesidad de conseguir nuevos negocios ofrecieron servicios de inspección en esa flota. Sin los conocimientos, experiencia y herramientas indispensables (como criquets para elevar el avión y camas para desmontar los motores, que debió enviarle Aerolíneas Argentinas), para realizar con excelencia y en tiempo y forma, las tareas de una recorrida 2C. Las autoridades de Aerolíneas Argentinas, del Área Técnica, de Compras, Financiera y de la Gerencia General, permitieron que se usara a la empresa como “conejillo de indias” de TAPME.

3- A los trabajos iníciales de recorrida 2C del LV-BIT, las gerencias responsables de Aerolíneas Argentinas le ordenaron a TAPME el pedido de realización de otra recorrida, la 1C. La cual había sido realizada 7 meses antes satisfactoriamente en los talleres de la empresa. Y aún estaba vigente. Vencía dentro de 11 meses. Por lo tanto, TAPME también facturará por el LV-BIT, una recorrida 1C absolutamente innecesaria.

ANÁLISIS FINAL

De continuar en Aerolíneas Argentinas una administración como la actual encabezada por Mariano RECALDE, sin la idoneidad, experiencia y probidad requerida para el cargo que ocupa, en el 2012 la empresa no va estar saneada como afirmó a la Revista Veintitrés, sino quebrada.

El actual gobierno ha estatizado Aerolíneas Argentinas y Austral, pero sus Áreas Técnicas siguen en gran parte tercerizadas o privatizadas. Dado que injustificadamente se envían a realizar fuera de ellas, trabajos que podrían hacerse dentro de las mismas con la capacidad instalada existente, en cuanto a recursos humanos y materiales. A la vez, se imposibilita que muchos otros trabajos de mantenimiento y reparación se efectúen en sus Talleres y Hangares, porque el Estado sigue sin hacer las inversiones necesarias para equiparlos y actualizarlos tecnológicamente, al igual que dotarlos de la mano de obra suficiente.

Las administraciones de Aerolíneas Argentinas y Austral, optan por gastar sideralmente más e incrementar innecesariamente los déficit corporativos, enviando a reparar y mantener fuera de las compañías equipos y aviones.

La realización de costosísimos trabajos técnicos dentro de las empresas, es inversamente proporcional a las oportunidades de corrupción corporativa. Que, por sobreprecios y/o cohecho se pueden dar, cuando esas tareas se tercerizan.

Por lo expuesto, APTA reitera su pedido a las máximas autoridades de la Cámara de Diputados y Senadores, para que bajo supervisión del Congreso Nacional, (donde están los representantes de todos los ciudadanos argentinos que financian a Aerolíneas Argentinas y Austral), se lleve a cabo una exhaustiva auditoria técnica y financiera, en las Áreas de Mantenimiento y Reparación de Aerolíneas Argentinas y Austral.

Como APTA repetidamente ha expresado. Lo denunciado no significa que el Estado sea inevitablemente un mal administrador. Puede ser tan bueno como el mejor privado. Siempre y cuando tenga la voluntad política de serlo. Designando en el más alto nivel de conducción de sus empresas, como al frente de cada una de las áreas de gestión, funcionarios honestos y competentes. Que no mientan a la sociedad ni encubran en lugar de combatir, a la corrupción empresarial. Como hizo Mariano RECALDE en sus declaraciones a la revista veintitrés. Otros Estados nacionales, latinoamericanos, lo han logrado.

Sino, las políticas nacionales de estatización caerán en tal descrédito social y serán tan imposibles de financiar con dineros públicos; que provocarán una contra reacción neoliberal, que nos hará involucionar hacia el privatismo desenfrenado y extranjerizante de los 90.

EL ESCRITOR ALEMÁN BERTOLT BRECHT UNA VEZ SABIAMENTE SENTENCIÓ: “EL QUE NO SABE ES UN IMBÉCIL. EL QUE SABE Y CALLA UN CRIMINAL”.

EL QUE SABE Y MIENTE, COMO MARIANO RECALDE, TAMBIÉN.

Ciudadela, Marzo 27 de 2010
Ricardo CIRIELLI
Secretario General

D'Onofrio 158 - (1702) Ciudadela - Buenos Aires - Argentina - Teléfono: +54 011 4653 3016/19
aviones@aviones.com
pie_linea
cartel_apta