intranet
buscador

DETIENEN EN ESPAÑA A GERARDO DIAZ FERRÁN. AYER, COMO HOY, APTA NO SE EQUIVOCÓ, SOBRE LA REALIDAD DE AEROLÍNEAS ARGENTINAS Y AUSTRAL

El cofundador de la hoy quebrada Marsans, ex presidente de la central empresarial española CEOE y ex copropietario de Aerolíneas Argentinas y Austral entre el 2001 y el 2008, junto a Antonio Mata Ramayo y al fallecido Gonzalo Pascual. Gerardo Díaz Ferrán de 69 años, fue arrestado el día de ayer en su residencia madrileña, por la Brigada de Blanqueo del Cuerpo Nacional de Policía, a las órdenes de Juzgado Central de Instrucción número seis. El cual también ha arrestado por la misma causa a otras nueve persona. Díaz Ferrán esta acusado de numerosos delitos, como blanqueo de capitales (equivalente a lavado de dinero), alzamiento de bienes (vaciamiento de empresa), ocultamiento de capitales y quiebra fraudulenta.

Díaz Ferrán, y los demás arrestados, fueron detenidos por la denominada Operación Crucero, a raíz de una querella presentada por Melia Viajes; Íbero jet, AC hoteles y Grupo Orizonia. También esta procesado junto a Gonzalo Pascual, en otras causas en distintos juzgados penales y mercantiles de España. Por la apropiación indebida de 4,4 millones de euros en Marsans, provenientes de clientes que reservaron viajes que luego fueron cancelados y por el vaciamiento de dicha empresa de turismo. Como por la quiebra de Seguros Mercurio. Díaz, solamente, está imputado de maniobras fraudulentas contra Caja Madrid.

Finalmente, Díaz, Pascual y Mata están procesados por delito fiscal o evasión de impuestos, por 99 millones de euros, el cual fue cometido luego de tomar el control de Aerolíneas Argentinas. El juicio oral por esta causa será en febrero de 2013, y el fiscal pidió como condena más de dos años de prisión y el reintegro del monto evadido al Estado español. A estas acusaciones, aún se les puede sumar la de desvío de fondos públicos españoles por USD 758 millones, los cuales aportó la SEPI para sanear financieramente y reactivar económicamente a Aerolíneas Argentinas y Austral, pero nunca llegaron a destino. Extendiendo las imputaciones a ex funcionarios de la SEPI como su director Juan Gurbindo, y a ex funcionarios de Repsol como su ex presidente Alfonso Cortina.

Lo que la justicia española esta diciendo ahora, APTA lo dijo en soledad gremial, política y mediática, durante siete durísimos años. Una oscura época de mentiras y vergonzosas complicidades, donde la gran mayoría de los medios de España y Argentina solo hablaban loas de Marsans y condenaba a APTA y su Secretario General, por su osadía imperdonable de denunciar a tan nobles caballeros españoles. Donde sindicatos como APA, UPSA y AAA, adulaban hasta el servilismo a Mata, Pascual y Díaz, calumniando y descalificando a APTA por sus críticas más que fundadas a Marsans, defendiendo el patrimonio aerocomercial nacional. Hasta el extremo, de expresar mediante solicitadas su repudiable traición a los intereses nacionales, exaltando con falacias y abyecta efusión la gestión de la expoliadora conducción española de Marsans. Como hizo el actual titular de la AAA, Ricardo Frecia, respaldado siempre en su en tan colonialista pleitesía, por su mentora, la actual embajadora en el Reino Unido, Alicia Castro.

Los gobiernos nacionales de turno luego de la nefasta y corrupta privatización menemista, tampoco controlaron y defendieron como debían los intereses y la existencia de Aerolíneas Argentinas y Austral. Cuyos dueños fueron denunciados hasta el hartazgo por APTA, acusándolos de administración fraudulenta, vaciamiento y balances falsos. Lo mismos delitos que los imputados cometieron en España. El balance 2007 de Aerolíneas Argentinas y Austral jamás debió ser aprobado, como reclamó públicamente APTA, luego de haberse rechazado los tres anteriores. Convirtiendo así a nuestro gobierno en cómplice de los delitos que se cansaban de cometer Pascual, Díaz y Mata. De esa forma, se hubiera podido como se debía, rescatar antes de su postración total a ambas empresas, y se tendrían muchos más argumentos legales para ahuyentar las leoninas demandas judiciales iniciadas.

Hoy, la historia se repite en mucho. APTA es el único gremio que denunció y denuncia incansablemente, las graves falencias en las políticas empresariales y de gestión en Aerolíneas Argentinas y Austral. Que se invierte mal, como ha sucedido en la flota incorporada. O no se invierte. Como sucede en los Hangares y Talleres de las Áreas Técnicas de Ezeiza y Aeroparque. Que no existe una política real y eficaz para captar trabajos a terceros. Ni tampoco inversiones para realizar el transporte de carga aerocomercial dentro y fuera del país, un excelente negocio hoy explotado y aprovechado por las compañías extranjeras.

Todas acciones impostergables, para garantizar los puestos de trabajo de los técnicos aeronáuticos y del resto del personal de Aerolíneas Argentinas y Austral. Para lograr hacerlas rentables o al menos equilibradas en sus cuentas, sin un déficit mortal. Con pérdidas diarias de USD 2,4 millones –siempre creciendo- ninguna empresa es sustentable. Va a llegar un momento, más temprano que tarde, que no se va a poder pagar los salarios, conservar los puestos de trabajo ni tampoco mantener la tan pregonada conectividad hacia dentro de la Argentina y el exterior.

Iberia esta despidiendo 4.500 trabajadores y achicando sus operaciones, porque pierde un millón de euros diarios, lo cual sino se revierte la pone en serio riesgo de desaparecer. ¡Aerolíneas Argentinas y Austral pierden el doble de Iberia! Si su sideral déficit no se reduce gradualmente mediante las inversiones necesarias; si no hay un plan de negocios que las haga eficiente y rentables, sin una gestión transparente y de excelencia, en algún momento le va a pasar lo mismo que a Iberia o algo peor.

La culpa va a ser exclusivamente del gobierno nacional, comenzando por su máxima responsable, la presidenta de la nación. No va a lograr transferírsela a los gremios y los trabajadores, tal cual querían hacer Iberia y Marsans con sus fallidas responsabilidades. Ni tampoco, a otro gobierno de distinta filiación partidaria que lo pueda a suceder.

APTA TUVO ABSOLUTA RAZÓN CON LO QUE DENUNCIÓ RESPECTO DE IBERIA Y MARSANS DURANTE SIETE AÑOS, Y TAMBIÉN LA TIENE AHORA CON LO QUE (NUEVAMENTE EN SOLEDAD), DENUNCIA RESPECTO DE LA PÉSIMA GESTIÓN DEL GOBIERNO NACIONAL. AEROLÍNEAS ARGENTINAS Y AUSTRAL SON INVIABLES Y ESTAN CONDENADAS A LA DESAPARICIÓN, SI SUS POLÍTICAS Y ADMINISTRACIÓN NO SE CORRIGEN 180 GRADOS. SU PREGONADA PROSPERIDAD ES UNA FICCIÓN MÁS DEL RELATO OFICIAL.

APTA Y LOS TÉCNICOS AERONAÚTICOS NO DEJAREMOS JAMÁS DE LUCHAR POR NUESTRAS PRINCIPALES LÍNEAS AÉREAS NACIONALES Y FUENTES DE TRABAJO, HOY TAN AMENAZADAS COMO AYER, COMO LO HEMOS HECHO DURANTE LOS ÚLTIMOS VEINTE AÑOS.

COMBATIENDO LAS MENTIRAS CON VERDADES Y LA INCAPACIDAD CON CONOCIMIENTOS Y EXPERIENCIA. LE MOLESTE A QUIEN LE MOLESTE Y PAGANDO TODOS LOS COSTOS QUE SEAN NECESARIOS.

ESE ES NUESTRO DEBER Y MISIÓN. SIN DUDA A APTA, UNA VEZ MÁS, LA HISTORIA LE DARÁ LA RAZÓN Y LA ABSOLVERÁ. SABRÁ EL GOBIERNO NACIONAL DE QUE LADO DE ESA HISTORIA QUIERE FIGURAR, DEL LADO DE LOS TRABAJADORES TÉCNICOS AERONAÚTICOS Y DEL PUEBLO ARGENTINO, O DEL LADO DE PASCUAL, DIAZ Y MATA.

Ricardo Cirielli

Secretario General


D'Onofrio 158 - (1702) Ciudadela - Buenos Aires - Argentina - Teléfono: +54 011 4653 3016/19/19
aviones@aviones.com
pie_linea
cartel_apta